Jue. Feb 20th, 2020

Según último informe de la OEA, hubo manipulación dolosa en elecciones de Bolivia

2 minutos de lectura

La renuncia de Evo Morales, ex presidente de Bolivia, trajo una serie de reacciones en todas partes del mundo. Algunos consideran que hubo fraude para que el ex mandatario del país altiplánico siga en el poder, mientras que otros consideran que hubo persecución por sus políticas de izquierda.

Mientras la decisión tomada por Morales sigue siendo tema central, principalmente para algunos grupos políticos de Latinoamérica, la Organización de Estados Americanos (OEA) publicó su informe sobre las últimas elecciones presidenciales bolivianas, en las que se proclamó ganador al ahora expresidente boliviano, y aseguró que hubo «manipulación dolosa de los comicios en dos planos».

En este documento, el organismo concluyó que «la proclamación de la victoria en primera ronda del entonces presidente Evo Morales fue posible únicamente por un aumento masivo de votos en el final del conteo».

Además, la OEA aseguró que hay una «abrumadora» cantidad de evidencia que permite afirmar la existencia de «operaciones dolosas encaminadas a alterar la voluntad expresada en las urnas».

Los planos en los que se cometieron las irregularidades son: la alteración de las actas y la falsificación de las firmas de los jurados responsables por ellas; y el procesamiento de los resultados, a partir del «redireccionamiento del flujo de datos a dos servidores ocultos y no controlados por personal del TSE, haciendo posible la manipulación de datos y la suplantación de actas«.

Con respecto a la paralización del escrutinio provisorio, que provocó las denuncias de fraude, la OEA dijo que los análisis del equipo técnico «permiten determinar que no fue un accidente ni una decisión basada en fundamentos técnicos» y que «fue simplemente una decisión arbitraria, cuyo propósito incluyó la manipulación de la infraestructura informática«.

El hecho permitió que entrara en escena un servidor oculto, que no había sido declarado ni era controlado por la empresa auditora ni los técnicos del órgano electoral. Este procesó las más de 1.400 actas faltantes, que arrojaron una diferencia a favor de Morales y proveyeron el margen necesario –de más de 10 puntos sobre su perseguidor, Carlos Mesa– para que pudiera proclamarse ganador sin necesidad de una segunda vuelta.

«Este segundo servidor no apareció en ningún informe hasta que la auditoría de la OEA lo develó a través de los estudios periciales«, agregó.

Facebook