Jue. Nov 14th, 2019

En Bolivia crean papel que florece una vez desechado

2 min read

Por lo general, sabemos que el papel usado puede tener nueva vida pero, ¿qué pasaría si además de esto también tuviera la oportunidad de florecer? Eso es lo crearon en un laboratorio de Bolivia y aquí te contamos los detalles.

Cecilia Tapia, ingeniera ambiental, combina el papel usado con fibras vegetales como hojas de plátano, piña o totora, y semillas, para conseguir folios artesanales y artísticos, que tiene a posibilidad de florecer si se plantan.

Según Agencia EFE, Tapia siempre ha tenido la inquietud de contribuir al medioambiente, sobre todo al reciclaje: A mí me motivaba un poco inspirar a las personas a que puedan emplear el papel en las dos caras, que puedan reciclarlo, que cuidemos nuestra biodiversidad, los árboles”.

Llamado “Bohemia Papel”, se define como un proyecto con un enfoque “de conservación”, con la convicción de que “cada persona pueda aportar su granito de arena”.

Creación del papel

El proceso de elaboración comienza con la recolección de papeles en desuso, hojas blancas o de cuadernos, además de cartulinas, con oficinas y colegios como sus principales proveedores.

“Lo que no podemos utilizar es el papel de fax, papel carbónico, papeles plastificados o de revistas que son couché y otros, ni periódico”, aclara.

Lo novedoso en estos papeles biodegradables es que la pulpa se mezcla con semillas, fibras vegetales, cáscaras, bioresiduos, hojas de plátano, totora -un junco autóctono del lago Titicaca- o flores secas “para darle texturas y colores al papel”, indica Tapia.

El papel que lleva semillas “puede volver a la tierra”, pues al ponerlo en una maceta “puede dar flores” o hierbas como la manzanilla, u otras nativas como la huacataya y la quirquiña.

Incluso las hojas vienen con el mensaje «Siémbrame. Cuídame. Ve crecer una nueva vida»,  para animar a que se conviertan en una planta si se las pone en tierra y se las riega.

De esta forma, el proyecto no solo reutiliza el antiguo papel sino que también entrega la posibilidad de reciclarlo de manera natural, por lo que se vuelve un ciclo bioamigable.

Deja un comentario

Facebook