¿Quién fue Abimael Guzmán y cómo llegó a ser cabecilla de ‘Sendero Luminoso’?

Un día como hoy, 12 de setiembre de 1992, el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) logró una de las hazañas más grandes de la historia del país, capturar en Surquillo (Lima) al cabecilla de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, junto a otros elementos subversivos mientras el entonces presidente del Perú, Alberto Fujimori, estaba de pesca en Iquitos.

Antes de su captura, el líder del grupo terrorista fue considerado por años el rostro de la violencia y el desangramiento del país.

Según cifras de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, Guzmán es responsable de la muerte de más de 31 mil peruanos desde 1980, año en que comenzaron las acciones senderistas, hasta 1992, año en que se produjo su captura.

Para saber más de esta persona, Guzmán Reynoso nació en Mollendo, Arequipa, en el año 1934. Estudió en la universidad Universidad Nacional de San Agustín y, años más tarde, se desempeñó como catedrático de filosofía en la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho.  

Inspirado en el pensamiento de José Carlos Mariátegui, Guzmán atraía la atención de colegas y estudiantes con discursos que llamaba a empoderar –desde el campesinado– a cambiar el futuro del país. A mediados de la década de 1960 dejó la institución debido a disputas ideológicas y personales al interior del Partido Comunista Peruano. Luego, replanteó su postura resurgiendo como líder de una facción que se inspiró en la popular frase de Mariátegui: «el marxismo-leninismo es el sendero luminoso del futuro».

Además, la ideología del camarada ‘Gonzalo’ estaba basado en el pensamiento de Mao Tse Tung, líder chino que tomó el poder al mando de una revolución campesina. Al parecer, su intención era replicar esa figura en el país. Así surgió poco a poco su apelativo de ‘Presidente Gonzalo’.

Pero, sería en 1980 que iniciaría oficialmente la lucha armada interna. El 17 de mayo, un día antes de las elecciones generales, el grupo quemó papeletas electorales en la localidad de Chuschi, Ayacucho. El objetivo era atentar contra las primeras elecciones democráticas que se llevaban a cabo en el Perú.

Desde entonces, Sendero Luminoso fue creciendo en el interior del país y los atentados se hicieron más frecuentes incluso en la ciudad de Lima. Entre sus víctimas figuran comuneros, autoridades electas, policías, miembros del Ejército y cientos de civiles.