FOTO | Título profesional de abogado que presentó Hábeas Corpus en favor de Vladimir Cerrón no figura en el registro de la SUNEDU

Sandro Balvín Sáenz, abogado que presentó el Habeas Corpus a favor de Vladimir Cerrón, viene atravesando una crisis profesional con la SUNEDU luego de que la prensa local diera a conocer de que sus datos personales no figura en la base de datos de la entidad reguladora de la calidad universitaria, que acredita el ejercicio de dicha profesión.

Debemos recordar que Balvín Sáenz obtuvo el título de abogado en Derecho, otorgado por la Universidad Privada Los Ángeles, que lamentablemente no está autorizada para funcionar dentro del sistema universitario al no cumplir con los estándares de calidad necesarios.

La SUNEDU señaló que todos los títulos profesionales que expida la Universidad Privada Los Ángeles “carecen absolutamente de validez para todos sus efectos”. Balvín ya ha perdido en dos instancias contra la SUNEDU, por lo que tras apelar al Tribunal Constitucional, su caso está en esa instancia casi un año.

Si usted creía que esto era todo, te contamos que aquí no termina todo. Resulta que en el año 2010, Balvín también interpuso un recurso de agravio constitucional ante el TC contra el Presidente del Jurado de Concurso Público de Méritos, el Decano del Colegio de Notarios de Lima, y la ex Asamblea Nacional de Rectores (ANR), para que se declare nulo el Oficio N. 0 968-2005,-CNL/D, del 23 de agosto de 2005, que le impedía postular a notario porque la Universidad Privada Los Ángeles –en donde realizó sus estudios de pregrado– no se encontraba reconocida por la ex Asamblea Nacional de Rectores. En esta ocasión, el TC falló en contra de Balvín señalando que “la inscripción en el Registro Nacional de Grados y Títulos Profesionales de las actas de otorgamiento de los títulos profesionales es un acto obligatorio por mandato de las leyes que regulan el sistema universitario, razón por la cual, en el caso concreto, al no haberse cumplido con el requisito establecido, se entiende que el título profesional del recurrente no se encuentra reconocido por la ex ANR”.

¿Cree usted que saldrá airoso de este problema legal?