Vándalos destruyen por segunda vez la tumba de Ian Curtis, ex vocalista de Joy Division

Gran indignación ha generado en los fans de Joy Division luego de un accionar que va en contra de la memoria de Ian Curtis, mítico cantante y compositor de la banda de post-punk Joy Division. Resulta que la tumba del cantante ha sido asaltada por segunda vez en los últimos 11 años después de que alguien robase una parte de su sepulcro. El músico, que se suicidó en mayo de 1980 a los 23 años de edad, está enterrado en el cementerio de Maccflesfield, Cheshire, ciudad en la que falleció.

Fue este último sábado cuando uno de sus fans se dio cuenta de que faltaba una de las piedras centrales que daban forma a su sepultura y que servía para recoger las ofrendas florales, algo que transmitió al personal del recinto, que ni siquiera se había dado cuenta de la sustracción.

«Alguien ha robado o trasladado una rara piedra de la tumba y creemos que ha sido durante el fin de semana. Tenía unas dimensiones aproximadas de un metro cuadrado y su uso era puramente estético, no había ninguna inscripción en ella. Ya hemos procedido a su reemplazo«, aseguraron desde el cementerio al periódico local Cheshire Live.

En un primer momento se había especulado con la posibilidad de que se hubiese sustraído directamente la lápida con su nombre, la fecha de su muerte y la inscripción ‘Love will tear us apart’, que hace referencia a su mayor éxito, algo que ya ocurrió en 2008 y que finalmente no ha sucedido en esta ocasión gracias a que la nueva piedra se fijó al suelo por medio de cemento.

A pesar de que falleció a una temprana edad, Curtis se convirtió en un icono de la música británica de finales de los años 70 gracias a unas letras que conectaron rápidamente con la juventud de la época, pero sus problemas personales y su epilepsia le llevaron a una depresión que acabó con su vida. Tras su muerte en 1980, la banda se disolvió y se fundó de nuevo como New Order.