Investigación asegura que tener una hermana es un buen antidepresivo

Si tienes una hermana, más vale que te aferres a ella. Pues bien, según un estudio publicado por Journal of Family Psychology y realizado por la investigadora Laura Padilla-Walker, con solo el hecho de tener una hermana disminuye el riesgo de depresión en la infancia y en la edad adulta.

Para concluir en esta premisa, tras observar a 395 familias con más de un hijo, y al menos uno de ellos entre los 10 y 14 años, la especialista logró identificar que los niños tienen la capacidad de brindar a sus hermanos algo que los padres no pueden hacer. Y en algunos casos, la importancia de la presencia de un hermano o hermana era incluso superior a la influencia paterna.

Según el estudio, sentimientos como la amabilidad y generosidad se aprenden más fácil de un hermano que de un adulto. Además, quienes contaban con un hermano, sin importar el género o la edad de éste, tenían mayor seguridad en sí mismos, se sentían menos solos y eran menos temerosos.

Dentro de los hermanos en general se encontró una asociación mayor y especial en lo que es tener una hermana, ya que tiene estas personas tienen un mayor efecto antidepresivo, algo que se debe, a su entender, a las habilidades comunicativas que suelen ser más fuertes en el género femenino que en el masculino.

De todas formas el estudio encontró que tener un hermano amoroso, de cualquier sexo, promovía las buenas acciones, como ayudar a un vecino o cuidar a otros.

El llamado de la investigación es a incentivar a los padres a estrechar lazos fuertes entre hermanos, por los beneficios que tiene vinculados a la salud mental.

Y tú, ¿Tienes una hermana? O ¿hermanos?