La OMS declara como enfermedad psicológica la adicción a los videojuegos

Seguramente, en el barrio o incluso en nuestro propio hogar, conoces a alguien que le gusta los videojuegos y se las pasa horas y horas pegado a una pantalla con la intención de convertirse en un ‘pro’. Viendo los antecedentes de este asunto, al parecer el dedicarse a esta actividad podría resultar inofensivo. Pero no es así.

Durante este fin de semana, la Organización Mundial de la Salud declaró como nueva enfermedad psicológica la adicción a los videojuegos. La medida fue tomada durante la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) catalogándolo como patología el «gaming disorder«, que de hoy en adelante formará parte del capítulo «trastornos mentales, del comportamiento o del desarrollo neurológica«.

Según el texto, esta adicción puede llevar al «incremento del deseo de jugar y del grado de prioridad que se le da a jugar en relación a otros intereses y actividades diarias«.

Sin embargo, la decisión no fue aceptada por la colectividad mundial, ya que diversas compañías de videojuegos como Polygon y Entertaiment Software Association cuestionaron tal conclusión, acusando de que no hay suficientes pruebas para ingresarla en la CIE-11.

Tras la incorporación de este vicio como nueva enfermedad psicológica, la OMS obligará –mediante un documento científico validado– a que los países miembros de esta organización deban ir preparando tratamientos y medidas de apoyo para las personas que padezcan de gaming disorder, debido a que esta entrará a regir desde el 2022.