Asesino de John Lennon confesó sentir cada vez más remordimiento por su crimen

Un 8 de diciembre de 1980, Michael David Chapman entró a la historia malamente luego de que asesinara de un disparo en Nueva York al ex integrante de The Beatles, John Lennon. Desde entonces, desde prisión pidió diez veces que le otorguen libertad condicional, siendo negado en todas las oportunidades.

Según recoge la revista Rolling Stone, citando a AP, Chapman afirmó ante la junta sentirse vergüenza por su acción: “Hace 30 años no podía decir que me sintiera avergonzado y ahora sé lo que es la vergüenza”.

Tal como manifiesta el asesino de Lennon, que en un momento dudó si seguir adelante con su plan de matar al ex Beatle, luego que este le firmara el disco Double Fantasy a la salida de su departamento en Nueva York. “Recuerdo haber pensado: ‘Oye, ya tienes el álbum, mira esto, lo firmó, solo ve a casa’. Pero no había forma de que fuera a casa“, dijo.

Otro tema que tocó Chapman fue el tipo de munición con la que cargó el arma: Balas huecas. “Cargué esas balas para asegurarme de que estaría muerto. Fue inmediatamente después del crimen que me preocupé de que él no sufriera. Cada año que pasa siento más y más remordimiento“, agregó.