Pharrell Williams advirtió a Donald Trump con demandarlo

Desde que Donald Trump lanzó su candidatura para la presidencia de Estados Unidos, cientos de artistas expresaron su rechazo absoluto por sus polémicas declaraciones. Ahora el actual presidente norteamericano se metió en un gran problema y es con el cantante Pharrell Williams.

Todo esto surgió el sábado 27 de octubre, a horas después de la masacre en una sinagoga en Pittsburgh, Pensilvania, Trump realizó un evento en Illinois propagandístico para las elecciones legislativas que se llevarán a cabo el próximo 6 de noviembre. En el acto se podía escuchar fuerte y claro la canción “Happy” de Pharrell, lo que molestó mucho al cantante.

Howard King, abogado del artista, en una carta enviada el lunes al despacho del mandatario y publicada por el diario The Guardian, declaró que “Pharrell no le ha otorgado y no le otorgará permiso para tocar o difundir públicamente su música. El día del asesinato en masa de 11 seres humanos de manos de un nacionalista loco, usted tocó la canción Happy ante una multitud en un evento político en Indiana. No hubo nada ‘feliz’ respecto a la tragedia infringida a nuestro país el sábado y no se concedió ningún permiso para el uso de esta canción para este propósito”.

Y para terminar con la redacción, el abogado aclaró que si el mandatario continúa usando la canción en actos públicos, Pharrell Williams, podría iniciar acciones legales por violación a los derechos de autor.