Estudio afirma que si pasas más tiempo con el celular, puede provocar depresión en la mascota

Cual sea la razón, la mayoría de personas es adicto al celular. Lo vemos para saber la hora, lo usamos como agenda, y además controlamos desde ahí nuestras redes sociales. Las llamadas, son a estas alturas, un agregado a un aparato que hoy por hoy, está presente en nuestro diario vivir.

En base a ello, un nuevo estudio publicado por la organización VetUK, vino a encender las alertas, ya que según sus conclusiones, la dependencia al teléfono celular puede gatillar depresión en perros y gatos.

La investigación estuvo liderada por el cirujano veterinario Iain Booth y en ella se enfatiza en el hecho de que los “humanos” están generando conductas, con sus móviles, que muchas veces, deprimen a sus mascotas. “Si uno está permanentemente conectado al teléfono, ese vínculo vital se rompe y el perro se siente golpeado porque requiere constante retroalimentación e interacción. Quiere complacerte, así es como su evolución está programada”, explicó el especialista que además agregó que se pudo ver en el estudio que cada vez es menos la atención que le prestan los amos a sus mascotas.

Como lo mencionamos, la especie más afectada con el desplazamiento de la atención por el uso de celulares son los perros, ya que ellos dependen de los amos para ciertas rutinas, como la comida, la hora de dormir, o algunas señales que incluso llegan a afectar los paseos.

En caso de los gatos, esta situación es distinta ya que estos animales tienen un carácter más independiente. “La diferencia es que el felino, al ser más individualista, no le molesta que lo acaricien mientras se usa el teléfono, pero si se sentirán maltratados si tardas en darle de comer por mirar la pantalla”, concluye.