Estudio revela cuál es el motivo para que una canción sea ‘pegajosa’

Gracias a la masificación de infinidad de canciones en los distintos medios comunicación, en algún momento todos hemos sentido ese pegue por un tema musical, que tarareamos sin parar y que por días da vueltas en nuestra cabeza. Pero la pregunta es: ¿qué es lo que provoca este fenómeno?

Respondiendo a esta incógnita, la psicóloga especializada en música Lauren Stewart, del centro Goldsmiths, de la Universidad de Londres ha llegado a algunas conclusiones interesantes:

En primer lugar, explica que las canciones con una estructura melódica simple (cuya tonada presenta un patrón de altibajos), son aquellas a las que nuestro cerebro se aferra con más ahínco. Estos denominados “arcos melódicos”, son frecuentes en las canciones infantiles y es por eso que los niños logran aprender las melodías rápidamente y las repiten una y otra vez, pero también las encontramos en muchas canciones pop.

En segundo lugar, aquellas canciones con “saltos melódicos” inesperados también suelen ser pegajosas. Para ejemplificar el científico se refiere a Bad Romance“, de Lady Gaga.

Ojo con esto, esa es solo la primera de una larga lista de canciones que cumplen con estos requisitos y caen en la categoría de “pegajosas” y esta es la lista:

  • “Bad Romance”, de Lady Gaga
  • “Can’t Get You Out Of My Head”, de Kylie Minogue
  • “Don’t Stop Believin”, de Journey
  • “Somebody That I Used To Know”, de Gotye
  • “Moves Like Jagger”, de Maroon 5
  • “California Gurls”, de Katy Perry
  • “Bohemian Rhapsody”, de Queen

¿Crees que se debe incluir más canciones a este listado?

Probablemente hayas notado que muchas personas sienten apego por ciertas canciones que a ti te desagradan. Y para ello, te contamos que existen algunas técnicas que este mismo estudio sugiere para sacarlos de tu cabeza: La mejor forma de hacerles frente y seguir estas pautas:

  • Escuchar a un locutor hablando por la radio o “tonadas sanadoras”. Una opción muy popular es tu himno nacional.
  • Rendirse al ritmo y escuchar la canción hasta que te aburras de ella.
  • Masticar chicle. Esto, porque al darle trabajo a tu cabeza con una actividad alternativa, estás deteniendo las canciones en tu cabeza.