Investigaciones y psicólogos afirman que escribir puede ser la mejor terapia para aliviar traumas

Según la ciencia, ha quedado evidenciado con diversas investigaciones que se han realizado en más de tres décadas, escribir es terapéutica por el formato del anonimato.

Mónica Bruder, doctora en Psicología y discípula de James Pennebaker, quien se ha dedicado a este tema, dijo: Escribir en la intimidad y sabiendo que nadie lo va a leer, permite que las personas mejoren tanto su salud física como emocional”.

Además, en una investigación hecha en el departamento de Psicología de la Universidad de Austin (Texas, Estados Unidos), la escritura causa un impacto positivo en personas que atraviesan por períodos de gran estrés o momentos traumáticos de distinta índole (enfermedades terminales, cambios de universidad, etc).

A sus dichos, Bruder añadió que las personas que llevan al papel situaciones traumáticas mejoran mucho su salud física, tienen menos estrés. Eso significa que visitan menos a los médicos, toman menos remedios. Es mucho más eficaz que cualquier tipo de terapia que tenga que ver con lo artístico. Es decir, tiene más eficacia que lo que podría resolverse con danzaterapia o musicoterapia, entre otras. Se debe a que la escritura terapéutica trabaja con ambos hemisferios (derecho e izquierdo) y eso hace que la persona mejore su sistema inmune”.

Si conoces a alguien o eres tú el que está atravesando por una situación traumática, la recomendación que hacen desde Writing and Health: Some Practical Advice, es escribir un mínimo de 15 minutos diarios, por lo menos durante 3 o 4 días seguidos. Esto, con total honestidad y siempre en primera persona. 

Haz la prueba y notarás el cambio.