6 datos de Jim Morrison que (quizás) desconocías

Un día como hoy, 03 de julio del año 1971, el legendario líder del grupo The Doors, Jim Morrison, fallecía a los 27 años de edad tras un ataque al corazón. Su vida estuvo llena de excesos pero eso no quita su figura llamativa y única que quedó en los anales del rock para siempre. A continuación te invitamos a revisar estos datos curiosos y recordar su legado.

  1. Prefería comprar libros en lugar de ropa: Cuando Morrison estudiaba la secundaria, nació su afición por la lectura. Entre sus escritores favoritos se encontraban Kerouac, Nietzsche, Rimbaud, Baudelaire y Ginsberg. No tenía problemas en utilizar la misma camisa día tras día, ya que prefería gastarse en dinero en comprar libros. Se mudó a Los Ángeles y allí inició estudios cinematográficos, época en la que también comenzó a escribir poesía. Fue un ávido fanático de los cineastas Josef Von Sternberg y Jean Renoir.

  1. Su coeficiente intelectual era extremadamente alto: Las opiniones siguen divididos hasta nuestros días ya que según algunos dicen que su coeficiente intelectual era de 149; otros, de 146. A pesar que aún sigue en debate sobre el número exacto, no cabe duda que Morrison era extremadamente brillante. Recordemos que un coeficiente intelectual medio oscila entre 90 y 110; mientras que el de un genio es mayor de 140.
  2. Se retiró de la música en su mejor momento: Corría el año 1971, ante el riesgo de ser condenado a prisión, decidió abandonar la música y refugiarse en París, donde se dedicaría por completo a su mayor inclinación: la poesía. Producto de ello, publicó tres libros de poemas: The lordsThe new creaturesAn american prayer.

  1. Hay muchas dudas sobre su fallecimiento: Morrison falleció en París, Francia. Su cuerpo fue encontrado en la bañera de su piso donde residía con su pareja, Pamela Courson. Según el acta de defunción se declaró que murió por un paro cardíaco, pero existen otras muchas versiones como que fue suicidio o asesinato. Otros afirman que sufrió una sobredosis de heroína (a la que no era aficionado porque tenía pánico a las agujas) en los lavabos del club nocturno parisino Rock ‘n’ Roll Circus y fue posteriormente trasladado a su casa.
  2. Es un cantante irremplazable: Los integrantes sobrevivientes –luego de su muerte– buscaron un reemplazo pero no con cualquiera. “Se lo propusimos a Iggy Pop, a Joe Cocker, y a un bajista y cantante que quizás te suene: Paul McCartney”, dijo en una entrevista Ray Manzarek, tecladista de la banda, sobre las opciones que barajaron en 1971 pero ninguno de ellos lo hizo.
  3. Su tumba, cuarto lugar más visitado de Francia: Después de la Torre Eiffel, Notre Dame y el Museo del Louvre, la tumba de Jim Morrison en París es el cuarto punto turístico más visitado en la capital francesa. Los visitantes, en su memoria, siempre dejan recuerdos como flores, botellas de licor, velas y más.