¿Sabes (quizás) por qué no te gusta escuchar tu propia voz? La ciencia lo explica

Con el desarrollo de la tecnología, las opciones de interactuar con nuestros conocidos se hizo cada vez más fácil y para hacer esto posible, en algún momento grabaste un clip de audio y cuando lo escuchaste por curiosidad, notaste que no te agradaba. Pensaste que sería de otra manera a la que sueles escucharte y terminas por agobiarte.

Este tipo de casos es muy común en todo el mundo ya que para esto existe una explicación científica. Resulta que tiene que ver con las vibraciones dentro de nuestra cabeza que nadie más oye. Según Rachel Feltman en un artículo en The Washington Post, los sonidos que percibes cuando emites son de una forma diferente a lo que suenan en realidad porque los huesos de nuestro cráneo vibran y recibes una resonancia más grave en comparación a la original.

Como resultado, la voz que escuchamos dentro de nuestra cabeza es más melodiosa, pero escucharla venir de otro lado, que no sea de nosotros mismos, hace que suene obsoleta y ajena. No es de extrañar que no nos guste, sin los tonos más profundos y más ricos agregados por nuestro sistema auditivo interno.

Ahora, otra interpretación está directamente ligada a la autoestima de cada persona. Ya que las personas que la tienen baja, son aquellas que odian escucharse mientras que sucede lo contrario con los que la tiene alta.

Al final de cuentas, debes aprender a acostumbrarte a disfrutar tu propia voz, ya sea grabada o en vivo, pues vivirás con ella toda tu vida.