Aporte de la minería al PBI

Se afirma que la minería es la columna vertebral de la economía del Perú, teniendo en cuenta que las regiones donde se realiza esta actividad extractiva se benefician con la transferencia de canon minero y la promoción de recursos para el desarrollo mediante el aporte directo de recursos.

El Perú tiene un sitial significativo en la producción minera mundial, pues se ubica entre los primeros países productores de plata, cobre, zinc, estaño, plomo y oro. A manera de ejemplo, la minería metálica registró en febrero de este año un aumento por la mayor producción de zinc en 8.59%; hierro, 41.17%; cobre, 0.67%; plata, 2.02%; plomo, 5.75%, y estaño, 5.87%.

A esas características le podemos sumar el buen momento que experimenta el sector en los mercados internacionales por los altos precios de los minerales.

De acuerdo con la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, un incremento del 15% de las exportaciones mineras significaría una expansión de 2.1% del PBI, que se explica por los efectos directos e indirectos que genera la actividad en la economía. Se crearían empleos que alcanzarían el 0.9% de la población económicamente activa (PEA). El sector público incrementaría sus ingresos en 9,000 millones de soles y el valor de la deuda pública se reduciría. Además, el sector externo experimentaría una ganancia de divisas, una reducción del déficit en cuenta corriente y una ligera caída del tipo de cambio de 2%.

Para este año, el Ministerio de Energía y Minas prevé que nueve proyectos mineros iniciarán su construcción, que comprometen una inversión de 11,518 millones de dólares. Para los próximos años, la cartera de proyectos de construcción de minas es de 49, cuyo monto global asciende a 58,507 millones de dólares. Este portafolio comprende aquellos proyectos que tienen como finalidad la construcción de nuevas minas (greenfield), la ampliación o reposición de las ya existentes (brownfield), así como el reaprovechamiento de relaves (greenfield). De los 49 proyectos, tres se encuentran en la fase de construcción, cuya inversión es de 2,664 millones de dólares, y se espera que inicien su producción en el transcurso del presente año. Asimismo, nueve proyectos están en la etapa de ingeniería de detalle, con una inversión de 11,518 millones de dólares; 18 planes en la etapa de factibilidad con 17,122 millones; y los 19 restantes en prefactibilidad con 27,204 millones.

Esto demuestra que también hay una mayor contribución de la minería a la inversión privada. Tal como lo destaca el Instituto Peruano de Economía, esta es un factor de peso en el ritmo de crecimiento de la economía en los últimos diez años.

FUENTE: EL PERUANO