Julián Casablancas de The Strokes dijo no entender el estado actual de la música y del éxito de Ed Sheeran

El hombre de The Strokes, Julián Casablancas, en una entrevista con el periodista David Marchese para Vulture, demostró lo antagónico de su personalidad al hablar sobre su creencia de que la música está perdida, en especial porque el pop moderno domina la industria.

En su creencia, Casablancas dijo que al igual que en el pasado, actos ‘de culto’ como Ariel Pink y Porches serán los más escuchados en 40 años, pese a que hoy apenas son conocidos ¿Sus ejemplos para respaldar esta tesis? David Bowie y Jimi Hendrix.

Inmediatamente, el periodista que le entrevistaba entró en desconcierto y le recordó que Bowie y Hendrix sí tenían éxito comercial en sus eras y Casablancas respondió: “Todos conocen a David Bowie ahora, pero en los 70 era bastante underground” (pero Bowie tuvo 10 álbumes en el Top 10 de los más vendidos en Gran Bretaña durante esa época, y 4 en Estados Unidos durante esa época), agregando que: “Jimi Hendrix. La gente no se da cuenta que le tomó años conseguir la aclamación que tiene hoy. Si miras a las listas de los más vendidos, te das cuenta que él no estaba ahí”.

Ante esto, el periodista replica que Hendrix SÍ era popular en su era, Casablancas remata: “No, eso lo dices en retrospectiva”, a lo que el entrevistador le recuerda que ‘Electric Ladyland’ fue número 1 del Billboard y que Hendrix cerró Woodstock en uno de los shows más masivos que se hubiesen visto hasta el momento (la respuesta de Casablancas ante eso es ‘Ok’).

Ahora, con respecto a Ed Sheeran, dijo lo siguiente: “Todos mis esfuerzos se concentran en construir un mundo dónde grupos tipo Velvet Underground sean más populares que bandas a lo Rolling Stones” (…) “Un mundo dónde Ariel Pink sea tan popular como Ed Sheeran”.

A ello Julián se refirió al pop: “Me suena 100% a un lavado de cerebro cultural”. (…) “Lo que quiero decir es que, si crecieras en un mundo dónde Ariel Pink fuese popular, no entenderías que Ed Sheeran pudiera serlo. La gente parece crecer con normas ya aprendidas. Y con eso no quiero menospreciar a Ed Sherran o a ninguna otra estrella pop. Ed Sheeran parece un tipo majo, y no tengo nada contra su música. Ojalá venda un billón de discos”.

“Lo que digo”, continúa Casablancas, “es que no entiendo por qué no es posible un mundo en el que Ed Sheeran consiga un 60% de atención y Ariel Pink un 40%. Ahora mismo, toda la atención, un 99,5% de ella, recae sobre Sheeran. Las bandas creativas están siendo empujadas hacia los márgenes”, termina. “Creo que, tanto en lo que concierne a la música, como en lo que concierne a la política, ahora mismo estamos condenados a una propaganda de lo más ruidosa”.