La ciencia asegura del por qué seguimos escuchando bandas de nuestra adolescencia

Si revisas el historial de los artistas que escuchaste últimamente en YouTube, Spotify, Apple Music o incluso Tidal, es posible que haya alguna banda que te haga recordar tus mejores años de juventud. Y si tienes una pequeña obsesión ahí. Tranquilo, es normal.

Según una publicación de Noisey, el cerebro humano desarrolla el gusto de un adulto entre los 13 y 16 años. El caso de las mujeres es distinto, ya que esto ocurre entre los 11 y 14 años.

A todo esto, el asunto no termina ahí. Cuando una persona cumple 20 años, aún hay algo de espacio para incluir gustos musicales, pero mucho menos que en la primera adolescencia.

Ambos periodos son de mayor «sensibilidad» a la hora de recibir influencias, además hay una correlación entre cuánto nos gusta algo y cuánto tiempo se nos quedará pegado. ¿Ahora entiendes cómo funciona todo esto? Déjanos saber tu comentario.