GRATITUD Y AMOR A JAUJA, PEDACITO DE CIELO

Mis queridos hermanos (as) y amigos (as)

Muchas cosas quisiera decirles, ha pasado ocho años y un profundo sentimiento de gratitud y amor invade mi alma.

 

Gratitud y amor a todos ustedes que me acogieron como padre, hermano, amigo y pastor, les pedí que me tengan confianza y que oren. Supieron comprender la pobreza de mis limitaciones y defectos, pero créanme que me ayudaron mucho sus palabras y consejos que fueron consolidando cada día más mi corazón de padre, hermano, amigo y pastor.

 

De corazón pido perdón por las incoherencias y mal testimonio que fui para cada uno de ustedes, sé que seguiré trabajando por superarlas.

Gratitud y amor por que todos juntos hemos hecho realidad esa parroquia de puertas abiertas, hicimos realidad un cambio a nivel estructural, pastoral y misionero. Especialmente buscando un espacio propicio para los niños, jóvenes y adultos.

 

Jauja, pedacito de cielo siempre estará en mi corazón, siempre lo he dicho y mantengo mi posición, siempre estaré al pie de nuestra Madre Nuestra Señora del Rosario y de Tayta Paca.

 

Con el corazón agradecido voy a la incontrastable a seguir sirviendo a nuestra Iglesia Arquidiocesana, tratare de hacer de la Parroquia el “Sagrario” – Catedral, una casa madre de puertas abiertas para toda nuestra arquidiócesis.

 

Les pido que sigan trabajando juntos por una parroquia de puertas abiertas, siempre en salida a las periferias, amen a los niños, jóvenes y ancianos y juntos hagan que se consolide más la Orquesta Sinfónica “Virgen del Rosario” orgullo de Jauja, con el lema: “TOCANDO CORAZONES, TOCANDO SUEÑOS”.

Amen a mis hermanos Sacerdotes, no hablen mal de ello, son pastores que tienen sus limitaciones que vienen a servir con cariño y alegría y para mí, les pido que sigan orando para que cada día me configure más con Jesús el Buen Pastor.

Gratitud y amor de un Padre, Hermano, amigo y Pastor.

Pbro. Percy Castillo Vilchez