The Beatles intentaron llevar el Señor de los Anillos y alguien se los negó

En los 60, los Beatles eran uno de los grupos muy influyentes alrededor del mundo; pero siempre había alguien que les decía que no. El escritor británico J. R. R. Tolkien fue el personaje que se encargó de truncar el sueño de John Lennon de llevar El Señor de los Anillos a la pantalla grande.

Peter Jackson (director que adaptó el Señor de los Anillos) desveló este tema treinta años después en una Comic-Con de San Diego, donde según él, Lennon había sido el principal impulsor de un temprano intento de convertir la novela de Tolkien en una película. Hasta incluso tenía el casting pensado: George Harrison habría interpretado a Gandalf; Paul McCartney, a Frodo; Ringo habría hecho de Sam, y el propio Lennon se habría quedado el papel de Gollum.

“Escuché rumores de que iba a ser su próxima película después de Help!”, dijo Jackson. “Hablé de esto con Paul McCartney y me lo confirmó”.

En 1967, John Lennon se acercó a Stanley Kubrick para que dirigiera su película y el proyecto tomó forma. Pero Tolkien los rechazó. El escritor dijo que la idea de que los Beatles adaptaran a sus personajes le horrorizó y que no había vendido aún los derechos de la obra. No hubo nada que hacer.

“Paul fue muy amable”, añadió Jackson. “Me dijo ‘estuvo bien que no hiciéramos nuestra adaptación porque entonces no habrías hecho tú la tuya, y ha sido genial poder ver la tuya’. Le dije: ‘lo que me apena son las canciones; habríais creado unas melodías fantásticas para esto: al fin y al cabo eran los Beatles. Es una pena que nos lo hayamos perdido’”.

Los Beatles no quisieron rendirse en dicha oportunidad, lo sorprendente es que sí hubo un segundo intento de trabajar en El Señor de los Anillos y llevarlo a la gran pantalla. En 1956, la editorial George Allen & Unwin había propuesto a Tolkien una película de animación basada en la novela. El escritor quedó entusiasmado con el proyecto… hasta que leyó el guion. Se habían hecho demasiadas modificaciones a la historia (las águilas eran un medio de transporte habitual en la Tierra Media, la posada El póney pisador se había convertido en un hotel, Saruman acababa suicidándose…) y Tolkien dijo que por ahí no pasaba. Finalmente, la película se canceló.

En 1969 (solo dos años después de rechazar a los Beatles) Tolkien vendió los derechos de El Señor de los Anillos y El Hobbit a United Artists y la productora contrató al cineasta John Boorman para hacer una película de acción real. En el guion de Boormandes aparecían numerosos personajes y tramas, y para colmo el proyecto también se canceló, pero esta vez por falta de presupuesto. United Artists acabó estrenando una película de dibujos animados dirigida por Ralph Bakshi. Era el año 78.

No fue hasta 1995 que Peter Jackson resucitó la idea de hacer una película de acción real. El director neozelandés Peter Jackson planteó en primer lugar un guion para dos entregas, pero New Line Cinema le pidió que rodara una trilogía. El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo se estrenó en diciembre de 2001. El resto es historia.

Es imposible saber qué habría opinado J. R. R. Tolkien sobre la adaptación de Jackson (su hijo Cristopher piensa que destrozó la historia), pero los fans de los Beatles y de Kubrick siguen fantaseando con una versión que no fue. En 2011, un concurso de la web Super Punch animó a sus seguidores a imaginar cómo habría sido el cartel de una hipotética película de El Señor de los Anillos protagonizada por los Beatles; vale la pena echar un vistazo y echarse a temblar. En una dimensión paralela, John Lennon hizo de Gollum.