A un año del concierto de Chris Cornell en Lima

La experiencia de Chris Cornell de más de 30 años de carrera musical le da al procedente de Seattle, la capacidad para hacer de cualquier ambiente, acogedor. Ha transcurrido un año de su concierto en Lima de Chris, quién llegó con un repertorio de canciones bajo un formato acústico (sólo acompañado por un músico -Brian Gibson- quien ejecutó estupendamente el violoncello, mandolina y el piano en algunos pasajes del show) e íntimo. En ese sentido, fue un acierto la elección de la Huaca Pucllana como escenario de este concierto en el que la vista pagaba cualquier espera.

Cornell saltó al escenario cerca de las 8:30 p.m, media hora más tarde. Ni bien salió y saludó a los de la primera fila, ya tenía al público en el bolsillo. La expectativa era grande, de eso no cabía duda. Con un sonido cristalino y cálido, arrancó con “Before We Disappear”, de su último álbum ‘Higher Truth’ (2015), en una suerte de liturgia cargada de mucha entrega por parte del cantante de Soundgarden. En aquel show, la productora del evento permitió el ingreso de equipos móviles y la mayoría de las personas jugaban y registraban al formidable cantante.

Luego de aquel canción, “Can’t Change Me”, fue la segunda canción interpretada que pertenece a su primera incursión en solitario, ‘Euphoria Morning’, y estrenó una nueva canción inmediatamente: “’Til The Sun Comes Back Around”. Luego interpretó maravillosamente “Nothing Compares 2 U” de Prince. Con la interpretación de la sentida balada del genio de Minneapolis todo quedó en suspenso, la voz de Cornell y el minimalismo de los arreglos crearon un manto de tenso confort. Luego le tocó el turno a dos de sus más grandes influencias según comentó: Bob Dylan y The Beatles. Del norteamericano versionó “The Times They Are A-Changin’” en la que se permitió cambiar algunas frases excusándose en la coyuntura política de su país. De los de Liverpool cantó el himno “A Day In The Life”. Ambos covers sonaron brillantes, cero oportunismo, que ya es bastante.

En fin, esa voz estremeció el cuerpo cuando cantó “Fell On Black Days”, “I Am The Highway” o “When I’m Down”. En el tramo final sonó escalofriante “Hunger Strike”, con todos los remates de voz y falsetes posibles (e imposibles).

Para alguien que no fue seguidor del grunge de los 90, es imposible negar la calidad de este señor ya pasados los 50 y que es aún capaz de tener en vilo al público apenas con una guitarra acústica y ese portento que es su voz.

A continuación, te dejamos con una formidable versión de Chris y ésta canción “Nothing Compares 2 U”.