El excéntrico Rolls-Royce de John Lennon regresó a Londres para una exposición pública

El Phantom V 1965 de John Lennon fue presentando en una exposición pública que se realizó del 29 de julio al 02 de agosto en la sala de exhibición de la casa de subastas Bonhams en New Bond Street, Londres. Posiblemente, el Rolls-Royce es uno de los carros más famosos que haya alguna vez llevado la marca de automóviles, no sólo debido a su dueño (que también), sino por trabajo psicodélico de pintura que él mismo comisionó.

Lennon adquirió el Phantom V en 1965, y aunque ahora cueste creerlo, el modelo era completamente negro. Lennon tenía el asiento trasero convertido en una cama doble, además de un televisor, teléfono, refrigerador, y un tocadiscos.

El carro no adquirió su icónico aspecto sino hasta 1967. Lennon comisionó al artista británico JP Fallon para que repintara el Phantom, inspirándose en los diseños usados en caravanas gitanas y las barcazas del canal, según Rolls-Royce. El Phantom psicodélico fue presentado unos días antes del lanzamiento del celebradísimo álbum Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

El Phantom fue utilizado por Lennon en el Reino Unido hasta 1969, llevándoselo después a los Estados Unidos cuando se mudó allí en 1970. Lennon fue usándolo cada vez menos, hasta que en 1977 fue comprado y posteriormente donado por el multimillonario Jim Pattison al Royal British Columbia Museum de la Columbia Británica, Canadá. Todavía es parte de la colección del museo, y lo han prestado para su exhibición en Londres.

Recientemente, Rolls ha abrazado finalmente el rock, e incluso ha invitado a estrellas de rock británico a personalizar algunos de sus nuevos carros.