EE.UU. – Corea del Norte: ¿Se aproxima una tercera guerra mundial? [ANÁLISIS]​

Corea del Norte, el país liderado por Kim Jong-un, disparó el martes un misil balístico “no identificado” que pasó por encima del territorio de Japón, indicaron el ejército surcoreano y el gobierno nipón. La noticia también fue confirmada por el gobierno de Estados Unidos.

Ante esto, el presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, acordaron aumentar la presión contra el régimen norcoreano.

Todo ocurre luego de que Corea del Norte amenazara a inicios de agosto con atacar Guam, una isla que funciona como base militar de EE.UU. y que está situada en el Pacífico occidental. El hecho obtuvo una inmediata respuesta de Trump, quien lanzó una apocalíptica advertencia, prometiendo “fuego e ira” contra el hermético país asiático.

Sin embargo, Kim desestimó días después su plan contra la isla estadounidense, advirtiendo que podría cambiar de opinión. Trump respondió rápidamente. “Kim Jong-un tomó una decisión muy sabia y bien razonada. ¡La alternativa habría sido tan catastrófica como inaceptable!”, escribió en Twitter.

En las últimas semanas, Estados Unidos pidió a los países de Latinoamérica que rompan lazos con Corea del Norte. El régimen de Kim Jong-un condenó la petición señalando que “semejante comportamiento da muestra de un egoísmo y arrogancia extremos por parte de los Estados Unidos”.

¿La tensión entre estos países se agudizará? ¿Se acerca una tercera guerra mundial? Tres internacionalistas responden a El Comercio.

—Conductas irresponsables—

Para el internacionalista Fabián Novak, “es muy aventurado” decir que se aproxima una tercera guerra mundial. Sin embargo, opina que la conducta de Corea del Norte “es totalmente irresponsable, no solo en cuanto a los dichos de Kim Jong-un sino también en cuanto a sus acciones, lanzando misiles al mar de Japón”.

“Lo que preocupa es que estas acciones puedan causar un daño o perjuicio a países de la región y eso pueda generar una respuesta y finalmente una conflagración que no sabemos qué magnitud puede tener. Los conflictos pueden darse por acciones irresponsables de un estado. Estamos en una situación de crisis”, agrega.

“Estamos ante un gobierno descontrolado que permanentemente amenaza y pone en vilo no solo a Estados Unidos, Japón y los países de esa región, sino que también a la comunidad internacional”, dice el experto, que también señala el parecido en el tono de las amenazas de Trump de Kim Jong-un.

Según Novak, “China es el único país que podría ejercer presión sobre Corea del Norte a través del comercio. Es importante también que las Naciones Unidas, como representante máximo de la comunidad internacional, vigilen y apoyen las acciones que busquen controlar los intentos de abuso del uso de la fuerza que pueda estar en mente del gobernante coreano”.

La Primera Guerra y Segunda Guerra Mundial tuvieron escenarios diferentes, señala Novak. “En el caso de ambas, sobre todo de la Segunda, había un afán expansionista por parte de un determinado país y esa expansión comenzó a concretarse por medio de la invasión a determinados países. En el caso de Corea del Norte no vemos eso y tampoco tiene las posibilidades para hacerlo. Lo que sí vemos es un gobierno dictatorial que abusa del poder y del incremento de su poder nuclear. Lanza amenazas y realiza pruebas nucleares que atentan contra la soberanía de terceros países de la región asiática y eso genera situaciones de tensión”.

“ESTAMOS ANTE UN GOBIERNO DESCONTROLADO QUE PERMANENTEMENTE AMENAZA Y PONE EN VILO NO SOLO A ESTADOS UNIDOS, JAPÓN Y LOS PAÍSES DE ESA REGIÓN SINO QUE TAMBIÉN A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL”

—Factor Trump—

Carlos Aquino, experto en temas de Asia, tampoco cree que el mundo esté cerca de una tercera guerra mundial. “No creo que Corea del Norte ataque a Estados Unidos. Este país hace estas amenazas desde hace años y si decide perpetrar un ataque, desde el primer momento que lo haga, significaría el fin de su régimen porque obviamente EE.UU. le lanzaría todos los misiles y bombas que posee. Pero también es importante recordar que, de darse un conflicto, Estados Unidos podría perder a los más de treinta mil soldados que tiene desplegados en Seúl”.

“Kim puede parecer loco, pero no es loco, es racional. No es suicida. Él se sigue armando para justificar ante su pueblo la opresión y la miseria. También para sembrar terror, en este caso presentando a Estados Unidos como el ‘Cuco’. Lo que dice es pura fanfarronería”, opina Aquino.

“Lo que sí asusta es que no solo el líder de Corea del Norte realiza amenazas sino que ahora también hay otra parte que entra al juego: Donald Trump. Él es un presidente muy inusual y ha entrado en ‘tete a tete’ con el norcoreano, lo que no hacía Obama. Sin embargo, a diferencia Kim, detrás del mandatario estadounidense hay otros poderes como el Congreso”, continúa el experto.

Aquino advierte que los ensayos nucleares y el desarrollo de misiles intercontinentales son demasiado peligrosos y que complican la situación. “Hace 20 años Corea del Norte solo amenazaba con misiles”.

El experto coincide con Novak en que China jugará un rol destacado. “Lo más importante para Estados Unidos y sus aliados en Asia (Corea del Sur y Japón) será convencer a China de que ejerza influencia sobre Corea del Norte, porque China es un socio comercial muy importante para el régimen. Pese ello, el gobierno chino ha sido muy claro: si Corea del Norte ataca, nosotros no vamos a hacer nada”.

“Hace tres años hubo un momento de tensión similar cuando Corea del Norte hizo su tercer ensayo nuclear, incluso se habló de una guerra nuclear. La diferencia es que ahora hay un presidente [como Trump que le responde]. La guerra no es una solución a la crisis, pero podría serlo en mediano plazo. En algún momento algo va a suceder, no creo que ahora”, finaliza.

“KIM PUEDE PARECER LOCO, PERO NO ES LOCO, ES RACIONAL. NO ES SUICIDA. ÉL SE SIGUE ARMANDO PARA JUSTIFICAR ANTE SU PUEBLO LA OPRESIÓN Y LA MISERIA”

—Una guerra de palabras—

“Se trata de una guerra de palabras, pero este tipo de conflictos, en condiciones como las actuales se pueden salir del contexto. En estos momentos de tensión se necesita un adulto responsable y ninguno de estos líderes se comporta así”, dice el internacionalista Norberto Barreto.

El experto opina que “Trump quiere marcar una diferencia con Obama, quien tenía bastante paciencia con Corea del Norte. Su estrategia es asustar a los chinos para que reaccionen. El problema es que este mandatario es impredecible”.

“No veo una guerra inminente a corto plazo, pero la situación se está poniendo cada vez más peligrosa. Lo que a Kim Jong-un le molesta son las prácticas militares que EE.UU. y Seúl realizan en conjunto. Y ahora que tiene armas nucleares, la situación se vuelven peligrosa”, resalta.

“Si Corea del Norte ataca a Estados Unidos y este contraataca, podría haber un conflicto con China, ya que este país tiene fronteras con Norcorea”, advierte Barreto.

Fuente: El Comercio