Los Saicos, una banda peruana que inventó el punk antes que The Ramones

Los Ramones, una banda amados por muchos y odiados por otros tantos, son conocidos por su excentricismo y la energía de sus canciones que colma a sus seguidores que en tiempos pasados salían a la calle y dejar claro el legado de ésta súper banda pero ¿qué pasa si en realidad ellos no fueron los pioneros del punk?

Existe un documental que nos contó la historia de aquel enigmático hombre y músico que se creía había desaparecido de la faz de la tierra. Hablamos de Sixto Rodríguez, un músico y compositor que trabajaba cantando en bares y cuya carrera nunca despegó en su tierra natal, Detroit, Michigan. Sin embargo, Rodríguez nunca imaginaría que su primer disco, “Cold Fact”, sería un símbolo de la lucha contra el apartheid en Sudáfrica, y que se convertiría en el ídolo de la juventud de la región. Rodríguez es un buen ejemplo de aquellos grandes músicos sumamente talentosos que no triunfaron, ya sea en su país o en su época, y que les llegó el éxito y reconocimiento muchos años después, incluso cuando sus quehaceres artísticos ya habían concluido. Es así como recordamos a Los Saicos, la banda de garage rock y proto punk de los años 60 que fue considerada como pionera del género musical característico del Reino Unido: el punk.

En aquellos años, por un lado, The Beatles enloquecía al público norteamericano con la llamada invasión británica u ola inglesa y por otro lado, cuatro jóvenes peruanos aterrorizaban al público con una música que jamás se había escuchado antes, un sonido áspero, violento y provocador, acompañado de alaridos y guitarras chillantes. Cuenta Erwin Flores, vocalista y guitarrista de Los Saicos, que la primera vez en que se enfrentaron a un público más conocedor y sofisticado, la primera reacción fue el completo silencio de los espectadores, para después estallar en aplausos.

“El secreto mejor guardado de los sesenta”, es como se refirieron al cuarteto, cuya carrera musical duró apenas dos años, suficientes para sembrar en el mundo la semilla del punk que germinaría una década más tarde. En la escena musical del momento no existía nada parecido a su sonido considerado “vandalismo sonoro” al no encontrarse influencias previas, convirtiendo a Los Saicos en un fenómeno inexplicable, así como uno de los capítulos más importantes e insólitos en la historia de la música.

En realidad, la banda nunca tuvo conciencia de que estaban creando algo nuevo, mucho menos que llevaría por nombre punk. Pero sólo en ellos se pudieron observar los elementos necesarios para afirmar que se trataba de un nuevo género y que no únicamente de una moda pasajera. Lo que llama la atención es cómo la sociedad peruana del 64 recibió con tal aceptación y admiración a una banda agresiva que, literalmente, atacaba al público con su música, y aunque no se conoce la respuesta con certeza, Flores supone que pudo haber sido consecuencia de la situación política y social que Perú atravesaba en ese momento, bastante liberal.

En 1966, Los Saicos se despidieron de los escenarios y después de varios intentos fallidos de reunir a la banda, fue hasta 2002 cuando resucitaron y nuevamente atrajeron la atención de los medios y de sellos discográficos internacionales que editarían nuevamente sus sencillos; aunque en esta ocasión regresarían a la escena sin Rolando Carpio, miembro de la banda que falleció justo antes de su esperado retorno. Hoy, sólo siguen con vida Erwin Flores y César Castrillón, pues el año pasado falleció su baterista Pancho Guevara después de una dura batalla contra el cáncer.

Las autoridades de la Municipalidad de Lince, en Lima, ordenaron la colocación de una placa en la que se puede leer la leyenda: “Aquí nació el movimiento punk-rock en el mundo. Los Saicos, 1964”.