Tarjeta de crédito: Te explicamos qué debes saber si deseas anularla

 

No tener una deuda pendiente, ese es el requisito más importante que debe cumplir quien desea proceder con la anulación de una tarjeta de crédito, mas no es el único, precisa Eveling Roa, secretaria técnica de la Comisión de Protección al Consumidor N°1 del Indecopi.

“El procedimiento para la anulación de una tarjeta de crédito debe estar contemplado en el contrato suscrito por el consumidor al inicio de la relación contractual con la entidad financiera”, explica Roa.
Por eso es importante que los usuarios revisen el contrato que firmaron antes de recibir su tarjeta de crédito. Adicionalmente, pueden consultar en los portales web de las entidades financieras.

Tarjetas OH!

Fuente: Ejemplo del contrato de Financiera Uno, que emite las Tarjetas OH!

La funcionaria indica que algunas entidades solicitan que se realice una comunicación escrita, se llame a la central telefónica, que el usuario se acerque a cualquier oficina de atención al público para suscribir un formulario de anulación, o que devuelva las tarjetas que le fueron entregadas para que sean destruidas.

 Sepa a quién acudir. Eveling Roa señala que muchas veces los usuarios tienden a pensar que las tarjetas de crédito con las que se obtienen ofertas especiales, en un retail o supermercado, son emitida por estos, cuando no es así.

tarjetas

(Fuente: Indecopi)

 

 

 

 

 

 

Por eso resalta que el consumidor debe tener claro que es la entidad financiera la que emite y administra la tarjeta de crédito, y precisamente es a esta entidad a la que se debe acudir si se desea anular una tarjeta de crédito. “Cualquier inconveniente que se genere debe interponer su reclamo o requerimiento de información ante la entidad financiera”, dice.

► No confunda bloqueo con anulación.  “Es importante que el usuario del sistema financiero comprenda la diferencia entre la anulación de una tarjeta de crédito y el bloqueo de la misma”, manifiesta Roa.

Señala que en el primer caso nos encontramos frente a la anulación tanto del plástico como de la cuenta asociada, por lo que una vez que se culmine con el proceso de cancelación de la tarjeta no se podrán realizar más operaciones con cargo a dicha cuenta y tampoco debería generarse ningún cobro por membresía.

En el segundo supuesto, solo se deja inutilizable el plástico que es entregado a los consumidores; sin embargo, la cuenta se mantiene activa, por lo que puede generar comisiones por membresía, ya que el cobro de dichos conceptos no depende de la falta de uso del plástico o la no realización de consumos.

“El hecho que el consumidor cancele toda la deuda de su tarjeta de crédito, no implica la anulación de la misma, pues la tarjeta y cuenta están activas, por lo que la realización de consumos, así como el cobro de comisiones y gastos pactados contractualmente están permitidos; el consumidor debe realizar una solicitud expresa de anulación, conforme al procedimiento señalado por la entidad”, dice.

Pero ¿qué pasa si la entidad se niega a anular la tarjeta? Si pese a presentar la solicitud de anulación y realizar el procedimiento establecido por la entidad, la firma se niega a realizar la cancelación de la tarjeta de crédito el usuario puede acercarse al Indecopi.

En Indecopi el consumidor podrá realizar un reclamo ante el Servicio de Atención al Ciudadano (proceso conciliatorio) o una denuncia administrativa. La funcionaria recomienda que antes de interponer un reclamo los usuarios se dirijan ante la entidad bancaria, a fin de que esta corrija su conducta de manera inmediata.

Fuente. El Comercio